Noticias

Información y reseñas

Pensamiento Crítico: educando ciudadanos competentes

Cada vez somos más conscientes de la necesidad de analizar el gran volumen de información que recibimos cada día. Esta información nos ayuda en nuestro desarrollo cognitivo y participa en la construcción de nuestro esquema de percepción de la realidad. En el caso de los niños y jóvenes este esquema está en pleno desarrollo.

El pensamiento crítico es un proceso cognitivo que propone el análisis sistemático de las informaciones, opiniones o afirmaciones que cotidianamente aceptamos como válidas o ciertas. Es una habilidad fundamental para una ciudadanía competente, libre y responsable.

No se trata de cuestionar toda la información que recibimos a diario, se trata de ser crítico con aquella que es relevante para cada uno de nosotros cuando nos formamos un criterio sobre un tema.

Educar en el pensamiento crítico implica educar en la capacidad de tomar decisiones, implica que los alumnos no acepten como válidas opiniones o afirmaciones sin someterlas a su propio análisis y por tanto a su consideración basándose en sus conocimientos y en otras opiniones o información que les permita establecer su propio criterio de lo que es cierto o falso.

EDUCAR EN EL PENSAMIENTO CRÍTICO IMPLICA…

Educar en el pensamiento crítico implica…

Reflexión: Debemos preguntarnos a nosotros mismos sobre la información que recibimos.
Análisis, utilizando nuestro propio conocimiento y otros datos evaluamos la información y los argumentos que afianzan o cuestionan la idea.
Adquisición de información, contrastando y recabando datos de otras fuentes que en muchos casos nos permitirá reafirmar o rechazar la información analizada.
Creatividad, estimulada por la necesidad de asociar ideas y conocimiento con la finalidad de construir argumentos.
Estructuración de argumentos con la suficiente solidez para soportar el criterio que hemos construido.
Decisión, tomar decisiones sobre nuestro propio criterio.
Compromiso, con su propia opinión y argumentos.
Debate, la capacidad de exponer y defender nuestro criterio final y contrastarlo con otros criterios que pueden ser tan válidos como el nuestro.

TRANSVERSALIDAD CON LA EDUCACIÓN EN VALORES

Todas estas habilidades tienen una clara transversalidad con la educación en valores, tan de actualidad en este mundo cada vez más tecnológico y, para algunos, en proceso de deshumanización.

Trabajar con los alumnos el pensamiento crítico permite potenciar en ellos:

Humildad, para aceptar criterios ajenos.
Valentía, para defender un criterio sobre los otros.
Responsabilidad, para contrastar y tener en cuenta la información adecuada.
Exigencia, para filtrar y separar la información válida de la inútil.
Respeto, por el grupo y por los individuos a la hora de debatir y contrastar ideas.
Educar en el pensamiento crítico es educar personas capaces de gestionar su vida personal y profesional; capaces de encontrar respuestas y solucionar problemas. Es el camino para formar ciudadanos críticos y responsables. Ciudadanos capaces de afrontar los retos del futuro.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>

Noticias recientes